Angélica Fuentes

Angélica Fuentes

Ilustra lo que podría ser equidad de género

México, 10 de julio.- Al tiempo que el mundo se reconstruye, seguimos luchando por corregir las repercusiones en la brecha de género que la pandemia de Covid-19  profundizó. En esta coyuntura, los esfuerzos comunes que se hacen a favor de la equidad de género tienen mucha mayor trascendencia. 

En el curso de la celebración de la segunda parte del Foro Generación Igualdad recientemente, se afianzaron grandes compromisos mundiales. 

La primera parte del evento sucedió en marzo pasado en la Ciudad de México, finalizando hace unos días en París, Francia. Durante la conclusión del foro se pactó el “Plan de aceleración global para la igualdad de género”, que apunta a obtener resultados para 2026. El plan contempla el apoyo de 40 mil millones en inversiones:  21 mil millones serán aportes del sector público, 13 mil millones del sector privado, 4,5 mil millones de filantropía y 1,3 mil millones de organismos como Naciones Unidas. 

Lo logrado en París entusiasma; marcará un antecedente del impacto, quizá mayor, que el de la Conferencia Mundial de las Mujeres en Pekín durante 1995. Por fin se admite la relevancia de la equidad de género en cada rincón del planeta. Esta iniciativa es una labor colectiva que implica responsabilidad, seguimiento y esfuerzo tanto de hombres como de mujeres. 

Lo que resulta alarmante, es el hecho de que la pandemia provocó que sea más profunda la brecha de género y tardaremos más en eliminarla. Según el Informe Mundial Sobre la Brecha de Género” del Foro Económico Mundial, el periodo se alargó a 136.5 años. Antes de la pandemia, en 2019 pronosticaban que la paridad se consolidaría en 99.5 años. 

Debe ser un compromiso de todas y todos

Estos acuerdos globales son muy importantes para impulsar el involucramiento de todos los sectores y garantizar el financiamiento de acciones concretas. En la lucha por lograr la equidad, la falta de compromiso suele condicionar el éxito de iniciativas y/o programas. Para que la rendición de cuentas sea sólida, ONU-Mujeres dará seguimiento y constante monitoreo. Esto permitirá que la estrategia de ajuste en caso de que haya desviaciones o no se logren las metas trazadas en París. 

En la Ciudad de México se sentaron bases y en París se concretaron los acuerdos;  falta un seguimiento preciso y que se cumplan compromisos. Hay que ser claros en esto, aún hay mucho por hacer. Sí bien la atención engloba el combate a la violencia contra la mujer, el respeto a la sexualidad y la vida reproductiva, el acceso a la educación, oportunidades económicas, entre otros, existen muchos rubros más donde se deben perfeccionar las estrategias para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres. 

La activa participación de México en la consolidación del “Plan de aceleración global para la igualdad de género, es loable. Primero, el país emite un mensaje contundente de compromiso y sobre la urgencia de eliminar la inequidad participando como sede del Foro. Segundo, coincidió con la celebración de los 66 años del voto femenino en territorio nacional, el cual fue un paso importante en la vida política del país, pero sobre todo constituyó un triunfo para la igualdad de género, al facultar de derechos políticos y sociales a las mujeres mexicanas

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound