Angélica Fuentes

Angélica Fuentes

Angélica Fuentes COVID

La pandemia nos ha afectado a todos, pero no de la misma forma. El COVID-19 modificó las costumbres sociales y rutinas de trabajo. En lo laboral, hubo quienes (particularmente aquellos en los que domina la innovación, el talento, la creatividad) pudieron adaptarse más rápido y de manera más eficiente al trabajo en casa, mientras que otros, los que requieren de esfuerzo físico, con menor remuneración, particularmente aquellos fincados en la economía informal, que simple y sencillamente eran incompatibles con la modalidad de home office. La pandemia nos ha encerrado más tiempo del que pensamos, pero entre hombres y mujeres, la circunstancia no ha sido la misma. Ejemplo de ello es que la violencia doméstica se ha disparado desde el inicio de la pandemia: un incremento de 27.4% en 2020 versus 2019. En suma, el golpe del COVID-19 no ha sido igual para ricos y pobres, potencias y países en desarrollo, hombres y mujeres. 

Si el impacto ha sido desigual, la recuperación también está resultando asimétrica: los países que cuentan con enormes presupuestos para inyectar dinero a la economía y paliar los efectos de la pandemia, tendrán un rebote en forma de V, mientras las economías más pobres o endeudadas, tendrán que optar en la próxima década entre robustecer el sistema de salud, o invertir en infraestructura; pagar el servicio de la deuda, o invertir en ciencia y tecnología. 

La brecha también será más profunda entre las personas en función del ingreso. Los más de 1.4 millones de empleos que México ha perdido desde el inicio de la emergencia económica en 2020, son en su mayoría plazas que ofrecían de 1 a 5 salarios mínimos, es decir, la pandemia le quitó el trabajo a quien más lo necesitaba. La consecuencia es una mayor desigualdad en la distribución del ingreso y una recuperación económica segmentada. 

Tenemos una responsabilidad de cara a este diagnóstico. Si todo indica que la pandemia ha tenido un impacto tan dispar, debemos asegurarnos de equilibrar la balanza. 

En especial, a las mujeres empresarias nos toca velar porque esta dispar recuperación post COVID-19, no haga más profunda la brecha entre hombres y mujeres en el plano laboral. Por el contrario, es momento de entender que así como la pandemia aceleró décadas la penetración de la tecnología en el comercio o la dinámica de trabajo a distancia, esta puede significar una oportunidad para que las mujeres ocupen posiciones estratégicas, de decisión; que tengan visibilidad financiera, independencia, nombre propio y autonomía económica. Solo con acciones afirmativas será posible el equilibrio de género. 

Las mujeres seremos clave en la reconstrucción económica post COVID-19, no tengo duda, pero sería más útil para todos -hombres incluidos-, que nuestro rol fuera laboralmente reconocido y financieramente visible; que la histórica brecha de género no se ensanche.Por cada maestra dando clases en línea, por cada doctora salvando vidas en la sala de urgencias, por cada investigadora que ha seguido aportando luz y entendimiento, por cada vendedora que de alguna manera ha logrado sobrevivir al encierro, por cada mujer haciendo home office y cada una de las que ha tenido que salir a la calle, tomemos nota de la oportunidad histórica ante la crisis, del momento disruptivo en el que podemos hacer que la recuperación tenga rostro de mujer. De los años que nosotras podemos robarle hoy al futuro, para cerrar la distancia entre nosotros. 

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound